Aumento de senos con grasa en chile

Postato . La categoria: Beauty

1 2 3 4 5 157 voti

Los resultados se ven al mes y, aunque sean satisfactorios, los especialistas aconsejan no dormirse en los laureles: “Lamentablemente nadie puede relajarse, aunque quede estupenda. Ahora, si está acompañado de un cambio de hábito, puede ser un excelente complemento”, advierte Patricio Léniz.Así lo explica Consuelo Jaeger, kinesióloga de Clínica Santa María, especialista en drenaje linfático manual: “Para mejorar el tren superior (busto y abdomen) se recomienda dieta y ejercicio aeróbico (running, natación, elíptica y acondicionamiento para la musculatura). Personas que han pasado por tratamientos de cáncer, gente con piel dañada, dermatitis, herpes, alergia o con cualquier tipo de prótesis metálica.Otra opción igual de sana es combinar el deporte con algún tratamiento, como la ultracavitación o ultrasonido.No nos engañemos: perfecto-perfecto no se puede, pero busto, muslos, abdomen y glúteos siempre pueden mejorar.Todo depende de lo que se quiera corregir, dicen los expertos.“Es una cirugía media que requiere generalmente de anestesia general, y tiene contraindicaciones para pacientes con diabetes o hipertensión no controlada, o con grado de obesidad muy alto, porque cuando es así, lo mejor es que adelgacen primero.Posterior a esto, se hacen masajes manuales y tecnológicos que son escogidos de acuerdo con el tipo de piel del paciente”, explica. La ultracavitación puede combinarse con la radiofrecuencia tripolar, ondas electromagnéticas que ayudan a diluir las grasas.La grasa se libera y se mueve hacia las vías de eliminación, como la vía sanguínea y linfática.Aunque una cosa es tonificarlos y otra cambiarlos drásticamente o, más bien, quirúrgicamente.Generalmente los pacientes que se hacen esta cirugía la acompañan de lipoescultura (sacar la grasa que sobra en los costados del abdomen) y la lipoinyectan, vale decir, la aprovechan para aumentar los glúteos, por ejemplo, u otra zona donde haya un déficit.Usar una u otra dependerá de la contextura física y de las necesidades del paciente.Tampoco se recomienda para gente que sufre de bulimia o anorexia”, advierte Léniz.Lo cierto es que hay miles de alternativas para verse más lindas; desde ejercicios y tratamientos, hasta los últimos avances en cirugí­a plástica. NATURALEsta es, lejos, una de las zonas que más fácilmente se pueden mejorar, pero requiere de esfuerzo.Consiste en sacar el tejido (piel y grasa) que hay debajo del ombligo y que suele estar muy estirado en personas con abdomen prominente.

“Las personas creen que por hacer muchos abdominales van a cambiar altiro su estructura, pero esto también tiene que acompañarse de un trabajo cardiovascular (máquinas trotadoras, elípticas, bicicleta o spinning)”, advierte Nelson Aedo, personal trainer y profesor de educación física de Sportlife y magíster en actividad física y salud.En efecto, la radiofrecuencia es otro tipo tratamiento usado para mejorar la zona del busto y abdomen, pero que también exige la realización de dieta y de ejercicios.“El ultrasonido, en intensidad alta, genera un movimiento de la grasa y, en muchas casos, produce un estallido de la célula grasa; es como una especie de liposucción, pero interna.Existen, además, otros tipos de esta cirugía, como la miniabdominoplastía, en la que solo se saca una parte del tejido, o bien otra que sí saca todo el tejido, pero el posoperatorio suele ser más llevadero.La kinesióloga licenciada y experta en estética Lucrecia Michaud explica que es ideal para mejorar la zona del abdomen.

Dillo ai tuoi amici: